Museo “El Dique” / Puerto Real – Cadiz

 

El Museo del Dique de Navantia, está ubicado en los Astilleros de Puerto Real y está declarado como bien de interés cultural por la Junta de Andalucía. A principios de 1990 Astilleros Españoles, acometió el proyecto de restauración del Antiguo Dique de Carenas de la Factoría de Matagorda y su entorno más próximo, y la posterior creación de un Museo del Astillero, para la puesta en marcha de un foco de interés cultural capaz de atraer a todo tipo de personas interesadas en el pasado y presente de nuestra industria naval. A destacar dentro del recinto, el dique de carenas mandando construir por Antonio López en 1872, los talleres de maquinaria y forja, la capilla neorrománica levantada en memoria del primer Marqués de Comillas y el área dominada por los restos arqueológicos del antiguo Castillo de Matagorda.

museoeldiqueAntonio López fue el fundador de Matagorda, primer astillero civil de España. Este santanderino se afincó en Cuba para desarrollar su negocio de transporte marítimo, pero necesitaba de un lugar donde reparar sus barcos. La vigencia del astillero de Matagorda se prolongó a lo largo de justo un siglo, de 1878 a 1978, tiempo en el que se construyeron en él 182 buques y se repararon casi 6.000. Allí desarrollaron su labor gremios legendarios como los remachadores o los calafates. Los carpinteros trazaban el barco en piezas de madera que luego los herreros de ribera remataban a tamaño real. La evolución de las técnicas dejó obsoleto aquel modelo de astillero, en el que se construía una sola pieza en la grada, y no por módulos como hoy. En paralelo a esta Historia, el Museo del Dique lleva a cabo una recuperación de los fondos documentales del astillero, en la que resalta la espectacular colección de placas de fotos, que gozan de una gran resolución y un perfecto estado de conservación. Son imágenes que muestran la evolución de la construcción naval y documentan la existencia de muchos oficios hoy desaparecidos. El Museo El Dique es visitable, previa concertación de cita.

Se realizan dos tipos de visitas: – En barco de ida y vuelta, desde Cádiz o desde El Puerto de Santa María y posterior visita al Museo. Tanto para visitas individuales como en grupo (según disponibilidad). – Visita del Museo, accediendo por carretera en autocar. Sólo para grupos concertados previamente y siempre que se cubra un mínimo de plazas. Las visitas individuales de los sábados se realizarán en Español e Inglés. Para grupos, también se pueden realizar en Francés y Alemán.

El barco que usa su casco como una vela

Según indica NAUTA, el diseño del colosal barco que abre esta información es el innovador proyecto que pretende hacer del transporte marítimo un medio sostenible. Sus creadores aseguran que se podría ahorrar hasta un 60% de combustible y reducir hasta un 80% las emisiones contaminantes. Y todo gracias al casco de la embarcación, capaz de canalizar el viento para propulsarla como si de una vela convencional se tratara.

El punto de partida del estudio de diseño noruego Lade As para crear el ‘Vindskip’ es el viento relativo, el flujo de aire que produce la nave al desplazarse, un factor fundamental a la hora de trazar aviones, trenes y veleros. Después de varias pruebas en túneles de viento llevadas a cabo en Noruega e Inglaterra, el equipo liderado por Terje Lade dio con la forma de un casco de plano aerodinámico simétrico que eleva la embarcación (sustentación) mientras un motor de gas natural la impulsa hacia adelante, esto es, principios similares al funcionamiento de un barco a vela.

1380537246_extras_ladillos_2_g_0

El éxito del Vindskip también reside en la tecnología empleada para predecir las condiciones meteorológicas. A través de un programa informático se podrá calcular la mejor ruta (ángulo) respecto a velocidad y dirección del viento con el objetivo de que el barco alcance sin problemas los 14 nudos de velocidad.

Según apunta el propio Lade, quien lleva más de tres años trabajando en el proyecto, este buque mercante híbrido pesa menos que uno convencional, emplea la misma tripulación y permite acoger una carga mayor. El estudio noruego también está desarrollando un modelo similar para pasajeros.

A diferencia de otras futuristas embarcaciones que con el paso del tiempo encallan en el olvido, el Vindskip ya ha conseguido varias patentes internacionales. No en vano, el emprendedor noruego confía en que en un plazo de cuatro años ya esté desarrollando su creación para alguna compañía naviera.